http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2019/08/IMG_1052.jpg

PIDE NO SER VISTOS COMO FENÓMENOS SINO COMO ÁNGELES

Hace 20 años, al momento de nacer, a  Jesús Gómez Silva le pronosticaban pocas esperanzas de vida. Pero su salud ni sus limitaciones físicas no fueron ni serán obstáculo para salir adelante.

El conocer la pobreza, la falta de inclusión y todo tipo de problemas, le motiva a dar consejos a los jóvenes y cualquier  persona que se encuentre agobiada por las drogas, el alcohol, que piense en el suicidio o que no encuentre sentido a su via.

“Tengo una madre muy luchona que, gracias a ella, he estado echándole ganas, he estado cumpliendo mis metas con obstáculos y con límites”.

Chuy dice que se dedica a corresponder al cariño y la comprensión que ha recibido a lo largo de su existencia. Considera que es necesario que todos cumplan la importante y gratificante misión de servir, siempre apoyados en la fe.

Recuerda algunas etapas difíciles en su vida, entre ellas el llegar a probar las drogas. Todas esas experiencias malas las ha dejado atrás y son las que fundamentan sus consejos.

Aún y con sus carencias económicas, Jesús Gómez señala que sus ingresos los llega a compartir con los aún más pobres.

“Yo a pesar de vender mis paletitas, ahí en el centro, de lo que me dan hay veces que ando ayudando a las demás personas que no tienen. Les ando dando de mi propio dinero porque realmente hay para todos, para todos sale el sol de una o de otra manera”.

Está seguro que no necesitan  mucho del  gobierno. “De nosotros mismos vendiendo cacahuates, chicles, dulces, lo que sea, pero de ahí podemos sacar algo bueno para ayudarle a alguien. Así nos cueste o estemos dando todo el tiempo del mundo, no importa. Nos los van a compensar de alguna u otra manera”.

Entre los principales consejos que da Chuy  están el no dejarse llevar por los problemas, luchar por los sueños que cada uno tiene y no tolerar la discriminación a las personas.

“Mi vida la hago normal en casa. En mi casa me tratan como persona que soy, no me tratan como persona con discapacidad. Nunca hagan eso.  Nunca traten a una persona por su discapacidad, trátenla como persona que es por igual que todos, con humildad. Es algo maravilloso”.

Y pide además no ser vistos  como fenómenos o personas raras. Precisó que a  las personas con discapacidad se les puede ver como ángeles que son.