PADECEN BULLYING EL 40 POR CIENTO DE LOS ESTUDIANTES

Las familias pasan por un momento de crisis donde las necesidades económicas disgregan al núcleo básico de la sociedad: Enrique Espinosa

El acoso escolar o bullying, tiene su origen en la carencia de afecto, de atención, de cuidados, o de respeto a sus derechos más elementales como son su dignidad y su integridad física.
Enrique Espinosa Terán investigador de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, campus Bonaterra, señaló con base a un estudio con fines didácticos, que a si un individuo ve mermados sus derechos humanos desde la propia familia, lanza un grito desesperado de ayuda reflejando en su conducta diaria las acciones que le aterrorizan y que considera deben suspenderse. “El acosador es, entonces, la primera víctima de las mismas actitudes negativas que él desea infligir a los demás”.
Mencionó que el acoso escolar es la intimidación reiterada, verbal, escrita o expresada corporalmente, que una persona ejerce sobre otra mediante el abuso de poder, real o imaginario, con objeto de mantenerlo sojuzgado y con fines de ridiculizar, obtener bienes ilícitos de él o a través de él, servicios académicos e incluso favores sexuales.
“Si un niño es abusado sexualmente, ridiculizado, transgredido en su dignidad o constantemente amenazado; aprende que ello es algo normal”. De tal modo, señaló que el acoso escolar incluye varias facetas que van desde la burla en privado a la pública, la desestimación o minusvalía por causas de aspecto físico, color de piel, complexión, defectos congénitos o religión, nacionalidad u origen étnico.
El experto asegura que en México se va acentuando particularmente una especie de Bullying suburbano que tiene que ver con la agresión verbal, agresión física amenazas y –sobre todo- una especie de sociabilización del sojuzgamiento a través de redes sociales, hoy conocidas como “Cyberbullying”.
Informó que el 40% de los niños que acuden a las escuelas en la República Mexicana han sido víctima del Bullying; el cual tan sólo en el Distrito Federal llevó al suicidio a 190 niños.
Espinosa Terán sostuvo que el acoso escolar, además de un problema en sí, podría ser el síntoma de un mal mayor: la descomposición social.
Un niño aprende del entorno y se forma del ejemplo y las influencias que tiene en el medio en el que se desarrolla. Los pilares de dicha formación son la Familia, la escuela y la comunidad cívica, agregó.
Enfatizó que en este momento la familia pasa por un momento de crisis donde las necesidades económicas disgregan al núcleo básico de la sociedad, haciendo que padre y madre busquen trabajos de tiempo completo, y la formación de los hijos queda en manos de los abuelos, la televisión, el internet o la calle. “Nunca como hoy, la Familia como institución ha sido atacada, ridiculizada e incluso tachada de supuesta obsolescencia, por algunos sectores que prefieren una sociedad débil atacada desde su núcleo celular”.
Consideró que la educación pública y privada a nivel básica, media básica y media superior, se encuentra en un estado de franca interdicción por los resultados que arrojan las evaluaciones frente a organismos internacionales especializados, y que apenas comienza a despertar de un aletargado rezago burocrático.




Comments

There are no comments

Add yours