http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2017/01/ISSEA-2-1050x1577.jpg

NI EL EDIFICIO DEL ISSEA SOPORTÓ TANTA PLAZA PARA AMIGOS

Las oficinas centrales del Instituto de Servicios de Salud del Estado tuvieron que ser apuntaladas.  La infraestructura cede ante el peso, en gran parte por la multitud de plazas que entregó Carlos Lozano de la Torre antes de concluir su gestión.

“Enfrente del ISSEA hay una tienda de autoservicio y dicen que eso es una gran ventaja porque los que están ahí liberan de que el edificio se caiga. Si metieran todos al mismo tiempo sí se caería el edificio del ISSEA. Es un mundo de gente que no está haciendo lo que debe de hacer y que urge una reubicación”, fue la expresión del gobernador Martín Orozco para referirse a la multitud de cuates que resultaron premiados por su antecesor.

“En todas las dependencias se entregaron plazas. Lo injusto es que entregas plazas a tu chofer, a tu asistente, a tu amigo y hay personas que hay 20 o 30 años sin plazas. O personas con 20 y 30 años trabajando y con una edad de cincuenta y tantos, ya de 60 años. Entonces imagínate cuando llegue el momento de la jubilación, ni plaza ni nada cuando realmente entregan la vida en una dependencia.  Y todo se va a revisar. Es un tema de paciencia”, aclaró.

Frente a la resistencia del Sindicato de la Secretaría Salud, que hace evidente su molestia con mantas porque está previsto que 800 o más contratados al final del sexenio sean despedidos, Orozco Sandoval dijo que se está pensando sólo en darle mayor eficiencia y mejorar la atención a la población, eliminando personal no apto e integrado por el amiguismo o el compromiso político.

Pero no todo es despedir, aclaró. También dijo que estará construyendo este año 5 de 10 centros de salud que se necesitan en todo el estado para ampliar la atención del primer nivel de salud.