http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2019/11/DSCF4936.jpg

MINAS VOLVIERON PELIGROSA EL AGUA EN TEPEZALÁ

Por la contaminación que provocan las minas y el abatimiento de los mantos freáticos, los habitantes de poblaciones en zonas altas en el municipio de Tepezalá, como son su cabecera y San Rafael, tienen la instrucción de no tomar agua de manera directa.

Si se bebe, se puede correr el riesgo de padecer problemas gastrointestinales y en el peor de los casos renales, señaló su alcalde Omar Israel Camarillo. Sólo la usan para el aseo personal y doméstico.

Para hacer frente a la problemática, mencionó que fue necesario establecer dos plantas potabilizadoras. Con ellas, se hace llegar el líquido sin costo a las escuelas, mientras que a la población se les vende el agua en garrafón a un costo de 8 pesos.

Explicó que el agua cargada de metales pesados como son el hierro y arsénico, representa una amenaza para cerca de 5 mil habitantes.

Es por ello, que hoy también se busca que la mina, propiedad de Carlos Slim, asuma sus responsabilidades. Los desechos por la explotación del cerro de Altamira, en Asientos, llegan al límite de Tepezalá, y aunque se diga que hay medidas de protección al ambiente, existe filtraciones a los acuíferos.

Además acusó de una sobre explotación de agua, como parte de los procesos de extracción y procesamiento de minerales de las minas.

“La extracción del agua que está haciendo la mina, yo ya hice un llamado para que participen en las mejoras hídricas del municipio. Porque la explotación que hacen simplemente para limpiar una onza de oro, requieren 200 mil litros de agua. Entonces esa agua… estamos hablando de 20 pipas de 10 mil litros que le pueden servir a nuestras comunidades, y yo en mi municipio si tengo una deficiencia del agua muy delicada”.