http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2020/01/IMG_4275.jpg

LO DICE EL CARDENAL: HAY SACERDOTES QUE SÓLO PIENSAN EN LA PREBENDA Y HASTA SON IRRECONOCIBLES EN SUS VACACIONES

El Cardenal emérito de Guadalajara Juan Sandoval Íñiguez fue contundente al reconocer que hay curas a los que les mueve más el beneficio individual que el colectivo, lo cual se aparta de los objetivos de la Iglesia.

“Hay sacerdotes que sólo están pensando en las prebendas… digo, teóricamente no, pero prácticamente agarra una parroquia de su prebenda. Ahí, si les va bien tienen todo lo que quieren, gozan la vida”.

Al participar en la peregrinación del clero y el seminario diocesano con el Obispo José María de la Torre Martín para honrar a la Virgen de Guadalupe en el santuario de la capital de Aguascalientes, Sandoval Íñiguez refirió que incluso algunos religiosos solicitan ser dispensados de aportar el porcentaje que les corresponde de los ingresos en sus parroquias, los cuales se destinan para los gastos de la cura diocesana, los sacerdotes retirados y la gente pobre, argumentando colectas raquíticas.

Por ello, ordenó no dispensar a nadie porque incluso, luego otro se entera de esa condonación y pide el beneficio para él y se queda con todo, no comparte bienes.

En la ceremonia, en la que también estuvo presente el Obispo emérito de Autlán, Gonzalo Galván Castillo, el Cardenal emérito de Guadalajara recordó cómo las prebendas de antes costaban porque eran por oposición.

“Las parroquias jugosas o cargos jugosos necesitaban mucha sabiduría, había oposición, exámenes.  El que ganaba consideraba que era algo que le había costado, que se había ganado con su estudio, con su capacidad intelectual, pero hoy ya no.  Se piensa que la prebenda es para él.

Juan Sandoval también se refirió al merecido descanso o periodo vacacional de los presbíteros, el cual dijo, algunos lo hacen muy a su manera y lejos de la lógica. “Se disfrazan… ni su madre los reconoce como sacerdotes y se van y se esconden a pasearse”.

El prelado celebra sus 25 años en el colegio cardenalicio, y también llamó al presbiterio a reconocer el carisma de los laicos y respaldarles.  Pero en ello, dijo, hay que ser cautelosos y discernir las posibles ocurrencias que surgen en la convivencia.  “A veces la gente sin quehacer y sin trabajo y ya de viejo se pone a fundar una cosa. Ya para que fundas si ya te vas para el agujero. Ya es… la realidad hay que pensarle. Una religiosa tenía 65 años, medio enfermiza, andaba fundando la rama masculina de su congregación, dije: no santa mujer, ya no. Eso lo debías hecho cuando tenías 20 años, 25 ahora ya que. Ya ni vas a poder fundar ni acompañarle ni nada”.

En el encuentro de los sacerdotes de la Diócesis con el Cardenal y los obispos, se pidió también  por la paz y la fraternidad.