http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2019/08/Foto_plantilla.jpg

JUEGAN A LA SIMULACIÓN CON LA TAREA DE LOS NIÑOS

A pocos días de que inicie el ciclo escolar 2019-2020, resurge uno de los temas fundamentales en el aprovechamiento académico: las tareas.

Para algunos el principal dolor de cabeza es el quinto grado de primaria, al que consideran el más difícil de la instrucción primaria y donde los encargos fuera de clase llegan a ser abrumadores.

Lourdes Carmona Aguiñaga, directora de Servicios Educativos del Instituto de Educación, refiere que hay padres de familia que le  piden a los maestros les dejen más tarea a los hijos.

“Sí es necesario dejar tarea, pero habría que hablar acerca del tipo de tarea. Sí es necesario que los niños investiguen, pongan en práctica, dialoguen… yo creo que este tipo de tareas enriquece el aprendizaje, pero ya cuando se trata de tareas para mecanizar, para repetir, para copiar pues tienen poco sustento”.

Martha Lilia Sandoval Cornejo, catedrática en la Universidad Autónoma de Aguascalientes y que además es escritora y promotora de la lectura, advierte que la carga excesiva de tareas es perjudicial para los estudiantes porque les generan estrés y esos trabajos los terminan haciendo los padres del menor.

“ ¿De qué se trata? Hay toda una cuestión de simulación y de no quererse enterar de que realmente eso no funciona y no estar enterados de verdad, de lo que está funcionando a nivel mundial, lo que está funcionando en otros lugares: en Cuba, en Japón, donde dicen tantas horas de música, de canciones o de primero a cuarto año no les hacen exámenes porque no importa tanto lo que están aprendiendo sino por ejemplo, lo que importa es enseñarles normas de conviviencia,  de respeto, que más interesa también por ejemplo su salud mental del niño, su capacidad de estar alegres y disfrutar también en lo posible de la vida”.

Citó que la UNESCO ha recomendado que las tareas no ocupen más allá de dos horas del tiempo de los infantes fuera de escuela. “Porque el niño también necesita moverse, salir, respirar, tener otras actividades y ya tuvo suficiente, creo yo, con las horas que tuvo en la escuela como para haber aprendido muchas cosas”.