http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2016/12/plantilla200-1.jpg

EN EL PRI NO QUIEREN SABER DE LOS LOZANO

A pocas semanas de que el Partido Revolucionario Institucional renueve su dirigencia en Aguascalientes, el futuro que percibe la militancia es de enormes y complicados retos.

Peor aún, las fracturas internas son de larga cicatrización, considerando el daño que le causó en los hechos y en imagen el trabajo del ex Gobernador Carlos Lozano de la Torre.

“Hemos perdido un sexenio completo en el tema electoral, pero no significa que es para siempre”, señaló la diputada del PRI Citlalli Rodríguez.

Advirtió que el apellido Lozano no le ayuda hoy al PRI, por lo que recomendó a José Carlos Lozano Rivera Río, hijo del ex Gobernador, pensar muy bien sobre su interés y el de su familia de que dirija al PRI.

“No es lo más sano para el Partido ni creo que le abone al tema de la construcción para lo que sigue.  Al contrario, yo creo que seguiría una continuidad en las derrotas que ya traemos acarreando.  Por lo cual creo que no es la persona idónea para conducir los destinos. El apellido pesa pero no pesa bien al interno del Partido”.

En un acto de sinceridad, Citlalli Rodríguez reconoció que el Gobierno de Carlos Lozano de la Torre no terminó en lo más sano, “y eso ha causado lastimaduras en la militancia y en la ciudadanía, pero nada que no se pueda recomponer si los priistas nos logramos unificar”, explicó.

La recomposición del PRI dijo, partiría por construir desde cero y contra corriente, dado el tufo de corrupción que permeó la administración de Carlos Lozano.

“Habría que preguntarle a la ciudadanía que realmente quiere, para no hacernos castillos en el aire y nosotros de arriba hacia abajo no tener imposiciones y que sea de abajo hacia arriba donde se construya”.

Es así, como también ella dice estar decidida a dirigir al PRI en Aguascalientes, si la militancia lo decidiera y cumpliera con el perfil que hoy se requiere.

De antemano, expuso que quien lo dirija debe emanar de un proceso abierto a los priistas para que todos opinen. Que no se negocie en las cúpulas ni sea una imposición. Luego de ello, se deberá convocar a todas las fuerzas políticas internas en la toma de decisiones para evitar las derrotas de los últimos 6 años, donde el grupo de Carlos Lozano se apoderó del partido, excluyendo a los demás.