http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2021/09/IMG_0825.jpg

CON EL RESPETO A LAS INSTITUCIONES Y SIN MESIANISMOS POLÍTICOS SE ENFRENTARÁN LOS RETOS DEL PAÍS

Se lo digo a Chana para que lo entienda Juana. Así fue el discurso oficial en la ceremonia conmemorativa de los 174 años de la Heroica Defensa del Castillo de Chapultepec, que los escritos dicen que los cadetes hicieron frente a las fuerzas invasoras de los Estados Unidos de Norteamérica.

Con la representación del mandatario Martín Orozco, el secretario General de Gobierno, Juan Manuel Flores Femat leyó el mensaje en el que refirió que la historia es maestra de la política. Que sería un lujo de ociosidad recordar por mera nostalgia aquéllos acontecimientos sin buscar que estos arrojen luz sobre nuestro presente.

Recordó cómo en tiempos del dictador Antonio López de Santa Anna la división, el espíritu de partido, los cacicazgos locales y el protagonismo del autócrata en turno, condujeron al país a una situación de debilidad.

Agregó que la Batalla de Chapultepec es símbolo del resultado de un gobierno que antepone el protagonismo de sus líderes y los intereses de los partidos al interés de la nación. Tan digno es el elogio, es el sacrificio de aquéllos jóvenes, como reprochable el ambiente de división social propiciado desde las esferas de Poder, agregó.

Y remató que Chapultepec nos recuerda que solamente en el marco de respeto a las instituciones, de la superación de intereses de fracciones y dejando de lado los mesianismos políticos podremos enfrentar los nuevos retos que presenta el Signo XXI en nuestro país.

En un tono institucional, Jorge Pedro Nieto Sánchez, Comandante de la XIV Zona Militar, sostuvo que la prosperidad que disfrutamos es resultado de esta y muchas otras luchas que se libraron en la historia, permitiendo que existan hombres y mujeres deseosos de mantener un México en paz.

Destacó también que la confianza que brinda la ciudadanía a las Fuerzas Armadas tiene que ver por la intervención en casos de desastre. Dijo que permanecerán lidiando incansablemente en su beneficio.