http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2019/10/IMG_2526-1050x1338.jpg

CAPRICHO DE CARLOS LOZANO HA COSTADO A GANADEROS ¡50 MILLONES DE PESOS!

A 50 millones de pesos asciende la pérdida que acumulan ganaderos locales por la suspensión del proyecto del Rastro Tipo Inspección Federal (TIF), ordenada por el entonces gobernador Carlos Lozano de la Torre.

Las obras ya se han reanudado y esperan que las instalaciones se entrenen el próximo año, según refirió el presidente de la Unión Ganadera Regional Hidrocálida, José de Jesús Guzmán de Alba, quien acusó de haber sido víctimas de un capricho político de Lozano.

“Si cuantificamos el daño por la gravedad de la matanza, por lo que se perdió, por lo que nos costó la infraestructura, estamos hablando de 50 millones de pesos el daño que hicieron estos señores… por un capricho político desafortunadamente del gobernador anterior, del sexenio anterior”.

La obra consideraba una planta de tratamiento de aguas residuales, sobre la cual se contaba ya con el apoyo de la Federación y actualmente esa garantía ya no se da.

Además, el gobierno Federal destinaba 300 pesos por animal que se sacrificaba en un rastro TIF. Si se tenía la meta de 200 reses a diario, quiere decir que en todo el tiempo que se impidió el funcionamiento no se recibió ese recurso por alrededor de 10 millones de pesos.

“Muchas veces los caprichos políticos cuestan mucho dinero”, insistió Guzmán de Alba.