http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2019/06/DSC08904.jpg

BUSCAN ENJUICIAR A FEDERICO DOMÍNGUEZ Y A QUIENES LO ROBUSTECIERON EN EL SEXENIO DE CARLOS LOZANO

Ahora sí suponen que ha concluido el cuestionado régimen del dirigente del Sindicato de Único de Trabajadores al servicio del Estado y los Municipios de Aguascalientes (SUTEMA), Federico Domínguez Ibarra, quien a la sombra del gobierno de Carlos Lozano de la Torre buscó perpetuarse en el poder, mientras enfrenta diversas acusaciones, entre ellas las irregularidades en el manejo de cuotas.

El paso decisivo por el que algunos trabajadores decidieron tomar las oficinas del Sindicato y con ello dar pie a ser bien representados y defendidos, es que Domínguez fue dado de baja como burócrata del Gobierno del Estado en el año 2013.

“Si él está en centro de Neuropsiquiatría es otra cosa, es otro marco legal no le aplica ostentarse como Secretario porque hay una nulidad de origen: no eres trabajador de base al servicio del Gobierno del Estado, Gobierno del Estado hablamos de manera central”, explicó Rafael Román Esqueda, abogado que representa a los trabajadores opositores.

Jesús Torres Luévano es propuesto para dirigir al Sindicato y quien por cierto, en la administración lozanista había conseguido el cargo pero luego lo desconocieron desde las propias autoridades gubernamentales para así permitir que se mantuviera Federico Domínguez.

Torres afirmó que encabeza un movimiento pacífico que antepone el diálogo para alcanzar una solución para el beneficio exclusivo los trabajadores.

Puntualizó que una de las tácticas de Federico Domínguez para seguir en la dirigencia, fue hacer su propia boleta para simular el pago de cuota y él mismo recibir el dinero.

“Lo tenemos denunciado por venta ilegal de medicamento controlado en el Neurosiquiátrico, por venta de plazas y por acoso sexual”, estableció Juan Antonio García, trabajador del Instituto de Servicios de Salud del Estado.

“Ostenta su cargo en base a un recoveco que existió desde los cochupos que hizo en el sexenio pasado y ha presentado información falseada para poderse sostener, porque  él nunca ha podido acreditar su personalidad como trabajador en activo”, insistió.

Le acusó además de tener un grupo de golpeadores que usa contra  quienes no están de acuerdo con él. También que paga de 2 mil 500 a 3 mil 700 pesos mensuales para que le respaldaran algunos de sus delegados.

El sexenio de Carlos Lozano le brindó bastante protección.  En ese periodo ostentó dos  plazas laborales, lo cual es prohibido por ley.

Entre otras irregularidades está el contrato de arrendamiento para oficinas del SUTEMA, y que la cartera de la Secretaría de Finanzas la administra su cuñada, una persona que no tienen nada que ver como trabajadora al servicio del Estado. No cotiza para el ISSSSPEA y no aporta ninguna cuota sindical.

A Federico Domínguez también se le señala de operar un grupo de redes ciudadanas que en vez de destinar el apoyo a los trabajadores lo dedica al proselitismo partidista.  Se menciona que tan solo en la reciente jornada electoral se la jugó apoyando discretamente al candidato de MORENA a la presidencia Municipal de Aguascalientes.

El abogado Rafael Román anticipó que habrá más acciones legales contra Domínguez una vez que se instale la nueva directiva del SUTEMA.

Incluso no descartó que quienes fueron autoridades en la administración de Carlos Lozano de la Torre también sean incluidas por su indebido proceder.