http://lacontraportada.com.mx/wp-content/uploads/2019/09/69837053_762238330878325_8862557542329352192_n.jpg

AHORA AL JUEZ LE CANTA FRANCISCO CHÁVEZ

Ya no fue el Paco Chávez que trataba de entretener al público con sus cantos; el que imaginariamente presumía que Aguascalientes tenía el primer lugar nacional en educación. Aquél a quien las  estrategas oficiales trataron de replicar el amoroso episodio de telenovela de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera cuando fue el candidato del entonces gobernador y en los intentos de que el PRI tuviera la Presidencia Municipal de Aguascalientes.

Chávez se presentó ante el tribunal para responder por tan sólo uno de los casos de lo que es señalado entre la descomunal corrupción que hubo en el Instituto de Educación y que dirigió durante el mandato de Carlos Lozano de la Torre.

En esta ocasión fue por tres contratos por 18 millones de pesos y de los que alcanzó a pagar más de 7 millones de pesos para supuestamente ser representado jurídicamente en el caso relacionado con la “estafa maestra”: la supuesta compra de computadoras a la Universidad Autónoma del Carmen de Campeche, por más de 300 millones de pesos y que nunca se entregaron.

Casualmente una de esas representaciones legales correspondió a Juan Collado, abogado que hoy se encuentra preso acusado de lavado dinero y otra serie de delitos.

Francisco Chávez se dijo sorprendido y aunque siempre trató de sonreír, sus labios secos evidenciaron su nerviosismo.

Juan Collado y Carlos Lozano de la Torre no han escondido su amistad, misma que incluso sirvió como boleto para ser invitado a la boda de la hija del litigante.

Dicen que amor con amor se paga y Paco Chávez no desaprovechó para recordar aquél estrecho afecto con Carlos Lozano, a quien incluso le reiteró su admiración y no lo bajó del peldaño de mejor gobernador.

Sufrió de amnesia al decir que no sabía de su inhabilitación, y también sobre más procesos que se le siguen y por los que se amparó.

Sobre su audiencia inicial de este miércoles, el Juez determinó conceder un plazo de 144 horas a solicitud de su equipo de defensa, y seguir documentando sobre el ejercicio indebido del servicio público. Será el próximo martes 17 de septiembre, cuando nuevamente se presente para rendir cuentas ante la justicia y que pueda “cantar” lo que sabe.